logo-200
as-you-are-icon

Así como eres hoy

¿ESTÁS VIVIENDO LO MEJOR DE TU VIDA?

Descubre quién eres y quién aspiras ser. Encuentra formas de usar tus dones para ser/hacer la diferencia donde vives.

Bienvenidos a “Todos son llamados”

Queremos ofrecerte compañía en tu peregrinaje de descubrimiento de sentido y propósito en tu vida. Esa es la manera común en que llegamos a comprender nuestro llamado a través de nuestras vidas. Algunas veces descubrimos nuestro llamado a través de experiencias de gozo y celebración. Otras veces, lo hacemos a través de dificultades, desafíos o pérdidas. Muchos llegan a tener una comprensión y un propósito más profundos de sus vidas al descubrir su llamado. Ellos descubren a un Dios amoroso, misericordioso y generoso que los acompaña en su peregrinar durante toda la vida.

Te invitamos a explorar el llamado “Así como eres hoy” en tres movimientos. Comenzamos con videos para entrar y experimentar, así como preguntas que presentan la posibilidad de encontrar un llamado hoy. Después nos vamos más profundamente a ver videos para conectarte y explorar, reflexiones y preguntas de discernimiento que proveen inspiración y guía para descubrir tu llamado. Tómate el tiempo necesario para reflexionar a partir de la canción, las Escrituras y la oración. Concluye mientras consideras tus próximos pasos con las sesiones para dedicarte y encontrar. Hemos incluido una lista variada de próximos pasos a seguir, incluyendo la posibilidad de conectarte con una comunidad de fe que puede ayudarte a descubrir y a vivir tu llamado hoy.

Entra y Experimenta

Descubre la mejor versión de ti mismo/a

Tú sabes lo que se dice: Sé la mejor versión de ti mismo. ¿Qué significa eso para ti hoy? Mira las siguientes historias de personas que están descubriendo la mejor versión de sí mismas y reconociendo que tienen un llamado.

Paulo – Llamado como soy

Everardo – Llamado como soy

Piensa en personas que conozcas que están viviendo la mejor versión de sí mismos. ¿Cómo las describirías?
¿Son esas personas valientes, generosas, humildes, trabajadoras…?

 

¿Qué características tienen en común las personas que viven la mejor versión de sí mismas?

Piensa ahora en “la mejor versión de ti mismo/a”. Cierra los ojos e intenta imaginar a esa persona. No pienses en quién quieres ser, sino en la mejor persona que tú puedes llegar a ser si pones 100 porciento de tu esfuerzo en ser esa persona hoy. Tus respuestas a estas simples preguntas te pueden ayudar a descubrir quién eres hoy y cuál es el propósito de tu vida.

Recuerda que fuiste creado para algo. Tú tienes un llamado por ser descubierto. 

  • “¿Por qué estoy aquí?”

  • “¿Qué me hace verdaderamente feliz?”

  • “Si pudiera hacer una cosa con la seguridad de hacerla bien, ¿cuál sería esa cosa?”

  • “¿Qué estoy haciendo cuando siento que estoy en mi mejor momento – emocional, física, intelectual y espiritualmente?”

  • “¿Cuándo fue la última vez que experimenté un gozo real?”

  • “¿Cuándo me siento más en paz?”

  • “Si supiera que voy a morir dentro de un año, ¿qué dejaría de hacer ahora mismo?”

Conéctate y explora

Find a Calling as You Are Today

Francois’ Story

As a new immigrant in New York City, Francois found himself in crisis, wondering what God wanted from him.

Anthony Suber’s Story

This visual poem features Anthony Suber, a sculptor based in Houston, Texas. Anthony creates sculptures from metal, wood and found objects to tell new stories about the materials, himself and his community. He also prompts the people who view his art to see themselves and their world with new eyes, commissioning them to live differently.

Descubre tu llamado en este momento de tu vida

El llamado de Dios para ti no es un llamado general, sino específico según el tiempo y lugar en la historia del mundo. Tú descubres tu llamado a través de toda tu vida. ¿Cómo te llamó Dios cuando eras un bebé, un niño o un jovencito? Y ahora, ¿cómo se relaciona el llamado de Dios contigo como joven adulto, como adulto o anciano? Dios te llama tal como eres, no a pesar de tu edad, sino teniendo en cuenta tu edad. Dios te ha dado la vida y tú debes descubrir el llamado de Dios tal como eres. Dios nos llama continuamente a una nueva vida – tal como somos. En realidad, podríamos decir que Dios nos llama muchas veces a través de las etapas de nuestras vidas, y cada llamado nos desafía a crecer más de lo que anticipamos o nos imaginamos.

¿Cómo podrías descubrir tu llamado en este momento de tu vida?

Discerniendo el llamado

 

  1. Presta atención a tu experiencia diaria y a lo que se mueve dentro de ti.

Dios está obrando en lo que te sucede diariamente – tus esperanzas, tus miedos, tus sueños, tu rutina. De esa forma Dios te invita a darte cuenta de lo que te provoca alegría, en qué eres bueno y de lo que otras personas necesitan de ti. Presta atención a la acción de Dios en tu vida.

 

  1. Reflexiona sobre lo que has notado o identificado para que puedas comprender lo que te está guiando hacia una vida en abundancia y lo que no.

La comprensión se desarrolla a través de la reflexión, de tomar tiempo para ver los patrones que se repiten en tu experiencia, para así comprender su significado. La compañía fiel de otras personas en el peregrinar de la vida es esencial, especialmente cuando comienzas a notar e identificar la acción de Dios en tu vida, ya sea escuchando profundamente, viendo claramente o tomando decisiones sabiamente.

 

  1. Toma acción basada en el amor acerca de lo que has aprendido.

El discernimiento no termina con estar conscientes de cómo tus experiencias te acercan o te separan de Dios. Eventualmente tú tendrás que decidir qué quieres hacer con ese conocimiento. ¿Cómo actuarás con relación a lo que has aprendido?

 

Todos crecemos en nuestros respectivos llamados si estamos dispuestos a reconocer la acción de Dios en nuestras vidas, a reflexionar sobre este accionar en oración personal y comunitaria, y a tomar acción basada en el amor a partir de lo que hemos aprendido.

Preguntas para el discernimiento

Tú puedes descubrir el llamado de Dios en tu vida hoy al reconocer quién eres y qué quieres llegar a ser. Considera estas preguntas:

  • ¿Qué te apasiona últimamente? ¿Qué nueva energía ha emergido de ti en este punto de tu peregrinaje de fe?
  • ¿Qué nuevos dones ha despertado Dios en ti? ¿Cómo estos dones se relacionan con tus habilidades y talentos?
  • ¿Dónde puedes encontrar la mayor oportunidad de amar a otros? ¿Cómo pueden tu pasión y tus dones servir a otros?

Tus respuestas a estas tres preguntas te ayudarán a discernir dónde te está llamando Dios a expandir tus energías más allá de donde lo estás haciendo hoy.

Toma tiempo para reflexionar a parir de canciones, las Escrituras y la oración

In Song: “Walk” – Joy Ike

En las Escrituras

Señor, tú me has examinado y me conoces;
tú sabes cuando me siento o me levanto;
¡desde lejos sabes todo lo que pienso!
Me vigilas cuando camino y cuando descanso;
¡estás enterado de todo lo que hago!
Todavía no tengo las palabras en la lengua,
¡y tú, Señor, ya sabes lo que estoy por decir!
Tu presencia me envuelve por completo;
la palma de tu mano reposa sobre mí.
Saber esto rebasa mi entendimiento;
¡es tan sublime que no alcanzo a comprenderlo!

¿Dónde puedo esconderme de tu espíritu?
¿Cómo podría huir de tu presencia?
Si subiera yo a los cielos, allí estás tú;
si me tendiera en el sepulcro, también estás allí.
Si levantara el vuelo hacia el sol naciente,
o si habitara en los confines del mar,
aun allí tu mano me sostendría;
¡tu mano derecha no me soltaría!
Si quisiera esconderme en las tinieblas,
y que se hiciera noche la luz que me rodea,
¡ni las tinieblas me esconderían de ti,
pues para ti la noche es como el día!

¡Para ti son lo mismo las tinieblas y la luz!

Tú, Señor, diste forma a mis entrañas;
tú me formaste en el vientre de mi madre!
Te alabo porque tus obras son formidables,
porque todo lo que haces es maravilloso.
¡De esto estoy plenamente convencido!

Aunque en lo íntimo me diste forma,
y en lo más secreto me fui desarrollando,
nada de mi cuerpo te fue desconocido.
Con tus propios ojos viste mi embrión;
todos los días de mi vida ya estaban en tu libro;
antes de que me formaras, los anotaste,
y no faltó uno solo de ellos.

(Salmo 139:1-16, Reina-Valera Contemporánea)

En oración

Mientras me aventuro contigo hoy,
sé la brújula que me guía,
la luz que brilla en mi camino,
el único al que sigo.
Mientras me aventuro contigo hoy,
sé la palabra que anima,
la mano que se extiende
cada vez que tropiezo.
Mientras me aventuro contigo hoy,
déjame vislumbrar nuestro destino
y apreciar los lugares
a través del cual me conduces.
Mientras me aventuro contigo hoy,
sé la fuerza que necesito para seguir,
y mientras el día llega a su fin,
déjame descansar en tu abrazo.


(Traducción de oración tomada de Faith and Worship,   https://www.faithandworship.com/prayers_Christian_calling.htm)

En reflexión diaria

  1. Busca un lugar tranquilo y acomoda tu cuerpo. Siéntate en silencio por algunos minutos e invita al Espíritu Santo a estar presente contigo y a aquietar tu espíritu.
  2. Pregúntate: ¿Por cuál momento del día estoy más agradecido? y ¿En qué momento me sentí más vivo hoy? Agradécele a Dios por estas bendiciones.
  3. Pregúntate: ¿Por cuál momento del día estoy menos agradecido? y ¿Cuándo sentí que perdí fuerzas y energías hoy? Ora por alivio y sanación.
  4. Agradécele a Dios por estar presente durante el día, en los buenos y en los malos tiempos.

Reflexiona en tu examen personal. ¿Qué notaste mientras orabas? ¿Qué sentimientos aparecieron y a qué partes de tu día estaban conectados esos sentimientos? Nota los patrones o elementos repetitivos que emergen mientras realizas esta práctica en lo adelante.

Dedícate y encuentra

Esperamos que continúes tu peregrinaje – creciendo en profundidad en tu sentido del llamado y encontrando maneras de vivir tu llamado cada día. Queremos ofrecerte nuestra ayuda y ánimo – además de algunas ideas que te pueden ayudar.

#1. Ten una conversación con “una compañía en el llamado”

Encuentra una relación significativa en quien puedas confiar – un miembro de tu familia, un amigo, un colega – a quien tengas como “compañía en el llamado”. Encuentra tiempo para una taza de café juntos o para una video-llamada. Comparte tu historia de descubrimiento de tu llamado en la vida. Comparte tus altas y bajas, los buenos días y los difíciles al descubrir y vivir tu llamado. Busca a tu compañía en el llamado regularmente y encuentra en él o ella el apoyo y el ánimo que necesitas. ent.

#2. Busca un grupo de ayuda con personas en tu misma situación

Hay grupos en tu comunidad a los que puedes unirte para compartir tu peregrinaje en la vida y descubrir tu identidad personal. Busca información sobre grupos de ayuda organizados por congregaciones religiosas locales, organizaciones comunitarias, escuelas, etc. Puedes encontrar (y crear) grupos de ayuda en tu localidad usando el sitio web y aplicación MeetUp. A través de esta conocerás personas, aprenderás cosas nuevas, encontrarás ayuda e irás en busca de tus pasiones en compañía de otros.

#3. Busca ayuda y ánimo en una comunidad de fe en tu localidad.

Queremos animarte a considerar conectarte con una comunidad de fe en tu localidad. Esto te puede ayudar a descubrir y vivir tu llamado hoy. Las congregaciones son buenos lugares para encontrar un curso, asistir a presentaciones, participar en grupos pequeños de estudio y ayuda, involucrarte en el servicio a la comunidad y el mundo, y, por supuesto, adorar con una comunidad.

Para hacerlo más fácil, busca una comunidad de fe en tu área a través de la lista de iglesias que hemos creado. Busca en internet su sitio web para que aprendas más sobre sus ministerios y cómo están ayudando personas a descubrir y vivir sus llamados.

Tú puedes encontrar un lugar de bienvenida en una comunidad de fe que te ayuda a vivir tu llamado en este momento de tu vida.